set de primeros auxilios contenido

Siempre es conveniente tener un set de primeros auxilios en casa, pero se hace aún más imprescindible con la llegada de la época estival. Ya que es el momento en el que aumenta el riesgo de sufrir un accidente. ¿Los motivos? Viajamos más, salimos con mayor frecuencia a hacer excursiones, vamos a la piscina. Y además, con el aumento de la temperatura, existe mayor riesgo de que ingiramos alimentos en mal estado.

Incluso, si nos quedamos en casa, también se incrementan las posibilidades de sufrir un accidente, tanto en niños como en mayores. Por ejemplo, cocinamos más, por lo que estamos expuestos a sufrir un corte por la manipulación de herramientas, como cuchillos y cualquier otro objeto punzante.

Por eso, es tan importante que tengamos siempre a mano y bien equipado el set de primeros auxilios.

Qué es el set de primeros auxilios

El botiquín o el set de primeros auxilios es un estuche pequeño o una caja hermética, que contiene los materiales imprescindibles para hacer frente a una emergencia. Suele llevar un asa para facilitar su transporte. Conviene también que sea impermeable, por si se derrama alguno de los líquidos que lleva en su interior. Te recomendamos que lo guardes en un lugar de fácil acceso para ti, pero que no esté al alcance de los niños. Contiene objetos que podrían ser peligrosos para ellos.

A menudo, se confunde el set de primeros auxilios con el botiquín de medicinas. Sin embargo, no tienen nada que ver. El botiquín de medicinas es un pequeño dispensario con medicamentos básicos. Suele contener: analgésicos, crema antiinflamatoria y antihistamínica, pomada para quemaduras, un termómetro y un aparato de tensión arterial.

Contenido del set de primeros auxilios

  1. Mascarilla facial, que necesitarás en caso de que tengas que practicar la respiración artificial. Será la única forma de que no entres en contacto con posibles secreciones de la víctima.
  2. Guantes de látex. Te permitirá hacer una cura sin riesgo de contagio.
  3. Toallitas de alcohol. ¡Nunca las utilices directamente en una herida! Ya que su función es esterilizar tus manos antes de ponerte los guantes. La higiene es extremadamente necesaria en estos casos.
  4. Suero fisiológico. Es necesario para limpiar las heridas.
  5. Antiséptico. Evitará que una herida se infecte.
  6. Gasas de diferentes tamaños. Te permitirán cubrir heridas y quemaduras.
  7. Esparadrapo para fijar las gasas.
  8. Tiritas. Cubrirán la herida, evitando que se infecte.
  9. Tijeras de puntas redondeadas. Para cortar las gasas.
  10. Pinzas sin dientes. Por si tuvieras que extraer el aguijón de algún insecto.
  11. Pañuelo triangular, de unos 140x100x100 cm. Con él podrás cubrir una herida y presionarla, a modo de torniquete, para evitar hemorragias. E incluso, podrás improvisar un cabestrillo en caso de lesión en el brazo.

Cómo afrontar los primeros auxilios

Si tienes un botiquín debes saber usarlo. Por eso es indispensable que tengas unos conocimientos básicos en primeros auxilios. No necesitarás más de 10 horas para adquirirlos.

Existen muchos falsos mitos sobre cómo resolver ciertas situaciones de emergencia frecuentes. Por ejemplo: atragantamientos, picaduras de insectos, golpes, hemorragias, fracturas. ¿Nunca has oído la rumorología de que es conveniente aplicar barro en caso de picadura de avispa? Lejos de curar la herida, solo podría infectarla.

Por tanto, si quieres dar una respuesta efectiva a una situación de emergencia sanitaria, prepárate un set de primeros auxilios completo y fórmate para saber utilizarlo. Si ya lo has hecho, siempre puedes dar un paso más: Los primeros auxilios avanzados.  Te darán un conocimiento muy completo para poder actuar como primer interviniente en caso de cualquier tipo de accidente.

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *