Ansiedad y exámenes

Durante las primeras semanas de enero no solo decimos adiós a la Navidad, sino que, además, muchos y muchas estudiantes dan la bienvenida a la época de exámenes. Estas semanas se caracterizan, por lo general, por días intensos de estudios, noches sin dormir, ansiedad, estrés, grandes dosis de cafeína, etc.

Sentir ansiedad es normal, sin embargo, cuando esta lleva a la persona a la pérdida de autocontrol, durante la época de exámenes, se puede convertir en un problema. La cifra de jóvenes que sufren ansiedad debido a ello cada vez es mayor. Se entiende la ansiedad ante este tipo de pruebas como un miedo intenso y persistente que se experimenta ante situaciones dentro del ámbito educativo (exámenes orales, escritos, presentaciones, responder preguntas en clase, etc.).

La ansiedad se puede manifestar en las personas de diversas formas: emocionalmente, fisiológicamente y/o psicológicamente. En el ámbito emocional: miedo, inseguridad, inquietud o pánico son algunas de las sensaciones que pueden experimentar. En cuanto a los síntomas físicos, pueden ser taquicardias, mareo, dolor de cabeza, tensión muscular, sudoración, etc. Mientras que a nivel mental existe una mayor dificultad de concentración, confusión, pensamientos negativos, etc.

Consejos para rendir mejor y prevenir la ansiedad

  1. Organiza tiempos de estudio y crea tu propia rutina, es importante llevar una organización en cuanto al temario y los días dedicados al estudio con el fin de ser eficientes. Además, es recomendable hacer frente a aquella parte del temario más compleja al inicio, es decir, cuando la fecha del examen esté más lejos, ya que cuanto más cerca se encuentra mayor es el cansancio y ansiedad de la persona.
  2. Escribe a mano en un papel, de esta forma, conseguirás retener mejor la información en tu cabeza. Existen investigaciones que afirman que el hecho de escribir produce la retroalimentación del cerebro. Por ello, aunque te lleve más tiempo a largo plazo lo agradecerás.
  3. Tómate un respiro, intenta hacer descansos de 10 minutos como mínimo. Te ayudará a despejar la mente y a coger con más ganas los siguientes temarios.
  4. Bebe mucha agua, si cuando estudias sueles beber café o cualquier bebida energética es importante que te hidrates, posteriormente, con agua, ya que las bebidas mencionadas tienen un efecto deshidratante en el cuerpo.
  5. Haz tus propios exámenes, es la mejor forma de ser consciente de si estás o no preparada o preparado para el examen. Además, es una buena forma de ir con mayor seguridad a la prueba.
  6. Come saludable entre las pausas de estudio. El cerebro consume demasiada energía al estudiar, además se pierden calorías al procesar nueva información. Por ello, es importante que tu cerebro reciba glucosa, por ejemplo, puedes comer fruta o frutos secos.
  7. Descansa, si quieres que tu cerebro funcione al 100% es necesario que duermas al menos ocho horas diarias. Tu cuerpo necesita desconectar y descansar.
  8. Mantén alejadas las distracciones, mientras estés estudiando evita usar la televisión, el ordenador, el móvil, las redes sociales, etc.
  9. Fíjate metas, por ejemplo, estudiar un tema por día. Además, antes de ponerte de lleno a estudiarlo es recomendable que leas la lección antes para saber de qué trata y hacer un esquema mental.

Lo recomendable es acabar el temario dos o tres días antes y dedicar ese tiempo a repasar todo lo aprendido anteriormente. En cuanto al día del examen, recuerda no beber ningún tipo de bebida energética, porque incrementará los nervios y el agobio. Y por último confía en ti, se ha demostrado que creer en la propia inteligencia, mejora la capacidad de aprender, pensar y retener información.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *