Fuego, prevenir

La cifra de personas que perdió la vida durante 2018 en diversos accidentes por fuego asciende a 123, según datos recogidos en el Estudio de Víctimas de Incendios en España, publicado por la Fundación Mapfre y la Asociación Profesional de Técnicos de Bomberos (APTB).

A pesar de que la cifra de víctimas mortales por incendio en hogar ha disminuido, es la más baja en los últimos nueve años, sigue siendo una cifra importante. De las 123 personas fallecidas en 2018, 96 perdieron la vida como resultado de un fuego en una vivienda.

Como recogen en el estudio mencionado, el salón es la parte del hogar donde se origina el mayor número de incendios (33%), seguido por el dormitorio (22%) y la cocina (5%). Teniendo en cuenta que el 78% de los siniestros con víctimas mortales ocurridos en 2018 tuvieron lugar en viviendas, y que el 71% de las muertes se produjeron por inhalación de humos, es muy importante la colocación de sistemas de detección en viviendas, clave para alertar de que se está produciendo un incendio.

¿Cómo prevenir posibles incendios?

La mayoría de los incendios en el hogar se deben a accidentes domésticos o a descuidos. Por ello, muchos de ellos son evitables si se siguen unas normas básicas, como las siguientes:

  1. No sobrecargar los enchufes. Para ello, es importante conocer la capacidad de las tomas para no sobrecargarlos con aparatos que requieren de una mayor potencia. También hay que evitar pasar cables debajo de alfombras y puertas.
  2. Realizar revisiones periódicas de las instalaciones del hogar, como la calefacción, el sistema eléctrico, la chimenea, cocina, etc., por parte de expertos.
  3. Cortar gas y electricidad durante largas ausencias, como por ejemplo, en vacaciones es recomendable apagar las llaves del gas y la electricidad para evitar posibles incendios.
  4. No tapar lámparas, bombillas, calentadores o radiadores con mantas o ropa que pueda prender con el exceso de calor.
  5. Tener en el hogar un extintor para poder apagar pequeños fuegos o fuegos en primera fase.
  6. No dejar sartenes o cacerolas sin vigilancia en la cocina cuando el fuego está encendido. Asimismo, no fumes en un sillón o en la cama, cuando existe riesgo de que te quedes dormido