esguince

La gran mayoría de las personas hemos sufrido en algún momento un esguince de tobillo. Se trata de una lesión bastante molesta que se produce cuando giramos, torcemos o doblamos nuestro pie, dando lugar a que los ligamentos del tobillo se rompan o se sobre extiendan provocando, de esta manera, un esguince.

Los síntomas principales de esta lesión son que la articulación se inflama, se pone de color morado y sentimos bastante dolor. Además, debemos tener en cuenta que una vez que nos hacemos uno esta parte del cuerpo se queda más sensible, lo que puede dar lugar a que podamos volver a sufrir otro esguince de manera más sencilla.

Tips para prevenir un esguince

El esguince es una lesión muy común y fácil de impedir si sigues estos consejos:

  1. Asegúrate de que eliges un zapato que se ajuste adecuadamente a tus pies. Además, si vas a realizar algún tipo de ejercicio procura utilizar unas zapatillas que te sujeten el tobillo adecuadamente.
  2. Átate correctamente los cordones, ya que ayudará a que tus pies estén más estables y seguros.
  3. Realiza ejercicios de estiramiento o calentamiento antes de hacer alguna actividad física.
  4. Si tienes pensado comenzar una rutina de ejercicios, trabaja y fortalece los tobillos para evitar futuras lesiones.
  5. Cuando salgas a correr o andar intenta elegir superficies llanas. Además, ten en cuenta dos puntos clave: si vas a salir a correr sobre un suelo de arena sin estar preparado, previamente, tus tobillos pueden sufrir alguna lesión; aunque la gran mayoría de las veces elegimos el asfalto para salir a correr, intenta no abusar de ello, ya que es la superficie que más daña las rodillas.
  6. Realiza ejercicios de equilibrio que te ayuden a mejorar la estabilidad y la propiocepción, capacidad de recuperar el equilibrio.