Entrenar socorristas

Entrenar a diario es uno de los requisitos sine qua non para todo socorrista y especialmente, en plena temporada de trabajo.

Una vez empieza el verano, el socorrista pasa largas horas de inactividad en la playa o en la piscina esperando a que se presente la ocasión de intervenir. La falta de actividad y ejercicio pueden deteriorar la forma física y la técnica del socorrista. ¡Hay que impedir a toda costa que esta situación se produzca! Así que, si eres socorrista, aquí tienes algunos consejos.

Entrenar en tres pasos:

Sal a correr, al menos dos veces en semana. Tu entrenamiento diario debe oscilar entre los 45 minutos y la hora y media. Con ello estarás ejercitando tu resistencia aeróbica.

Al menos, otros dos días debes nadar, prestando mucha atención a la técnica y no tanto a la velocidad.  Aunque cada dos semanas no está de más que practiques un estilo rápido de natación, reduciéndolo a distancias cortas. Como la natación es un entrenamiento más exigente,  basta con que nades una hora como máximo. Entrenar con esta metolodogía te permitirá incrementar tu resistencia física. Los socorristas de playa suelen entrenar combinando natación, footing y ejercicios.

Entrenar tu potencia física. Para ello te pueden ayudar unos ejercicios en las máquinas del gimnasio. También que practiques algún deporte de manera regular, como el rugby. Si lo prefieres tienes otra opción, como los remos. Desarrollan resistencia cardiovascular y aumentan tu fuerza en brazos y músculos superiores.

Ejercicios complementarios para entrenar:

Si quieres aumentar tu potencia y resistencia puedes añadir ciertos ejercicios a tu rutina diaria de entrenamiento:

  1. Flexiones y planchas para trabajar la espalda.
  2. Ejercicios de pecho, hombros, abdominales, glúteos y cuádriceps.
  3. Pull-ups y levantamiento de pesas.

Como ves se trata de ejercicios muy sencillos de hacer y que puedes realizarlos en tu propia casa o en la playa.

Recuerda que, además de entrenar, es conveniente que lleves una dieta saludable, rica en vitaminas  y proteínas. Y en la medida de lo posible, que repartas la ingesta de alimentos en cinco tomas. Además, por supuesto, de beber dos litros diarios de agua, como mínimo.

Una idea en “Cómo debe entrenar un socorrista”

Comentarios cerrados.