accidentes en piscinas verano

Desgraciadamente los accidentes en piscinas aumentan en esta época del año. Por eso, como tu salud es lo primero, vamos a darte una serie de recomendaciones para evitarlos.

Antes de nada, una observación que te tranquilizará. Recuerda que las piscinas están obligadas a tener socorrista. Aun así está en tu mano ponerle el trabajo más fácil.

Tipos de accidentes en piscinas

  1. No corras por el bordillo de la piscina. Si caes y te das un golpe en la cabeza las consecuencias pueden ser mortales.
  2. No entres de golpe en el agua, especialmente después de tomar el sol o comer. El riesgo de bañarte después de comer no es el corte de digestión. Es el contraste de temperatura entre el exterior y el agua de la piscina. Esto se conoce como síncope de hidrocución y puede provocar la muerte.
  3. Antes de tirarte de cabeza, comprueba que no haya ninguna persona cerca. Si caes encima, puedes dañarle la columna. También debes comprobar la profundidad de la piscina. Este tipo de accidentes producen el 6 % de las lesiones de médula en España.
  4. Sal inmediatamente del agua si sientes escalofríos, tiritona o simplemente no te encuentras bien.
  5. Si tienes niños, debes extremar las precauciones para evitar accidentes en piscinas. Por ejemplo, es fundamental que los pequeños aprendan a nadar lo antes posible. En algunas piscinas, los propios socorristas imparten clases antes de abrir la piscina al público. En cualquier caso, hasta que el menor haya aprendido a nadar, el uso de flotador o manguitos es obligado. Aunque desde Cruz Roja te recomendamos que en lugar de ello, uses un chaleco homologado adaptado a su talla.

Accidentes en piscinas fuera del agua

  1. Estar al sol también tiene su riesgo. Sobre todo, si te expones a las horas más críticas, de 12 a 17. Además de quemaduras, puedes sufrir un golpe de calor. Los síntomas más frecuentes son dolor de cabeza, mareos, náuseas y vómitos. En un estado de mayor gravedad, la temperatura corporal se dispara hasta los 40º. Esto va acompañado de calambres, convulsiones, pérdida de conciencia y desorientación. Es entonces cuando la actuación del socorrista es inevitable.
  2. Otra precaución que debes tener para evitar accidentes en piscinas fuera del agua es ducharte antes y después del baño. El cloro no sólo reseca. Cuando se mezcla con otras sustancias, como restos de sudor o de champús y cremas se forma la burbuja cloramina. Es una capa en la superficie del agua, fruto de una reacción química. El resultado puede producir irritación, tos e incluso asma. En caso de que esto suceda, los socorristas tendrán que asistir a la víctima con primeros auxilios.

Ya lo sabes, si quieres disfrutar de un verano sin riesgos, extrema las precauciones. Evitarás los accidentes en piscinas.