accidentes en verano tipos

Una de las épocas del año más esperadas, pero también en la que más accidentes se producen es el verano. Las causas de que esto se produzca son muy variadas.

Tipos de accidentes

Accidentes de tráfico

La mayor parte de los desplazamientos en verano se realizan en coche. Por este motivo, aumenta considerablemente el riesgo de sufrir accidentes en carretera. Los motivos pueden ser muy diversos: adelantamientos imprudentes, no respetar los límites de seguridad, conducir fatigados sin hacer las paradas reglamentarias, etc. Aunque últimamente, a esto hay que añadir los despistes provocados por el móvil.

Accidentes infantiles

Los niños son un colectivo de alto riesgo de accidentes durante la época estival. El día se alarga y los pequeños disponen de más tiempo libre para disfrutar con sus amigos. Las alternativas preferidas para cubrir este ocio son los deportes, como montar en bici, jugar al fútbol o al voléibol, etc. Y aunque es una opción muy sana, existen posibilidades de sufrir caídas y golpes.

Ir a la piscina también es otra opción muy recomendable, pero aquí existen dos peligros. Por una parte, el agua, en caso de que los niños no sepan nadar bien y por otra, el sol. Los pequeños no son conscientes de las consecuencias de exponerse al sol sin protección. Sólo valoran lo incómodo que es para ellos sentirse untados en crema. Por tanto, siempre que pueden evitan ponérsela, dejando como resultado importantes quemaduras en la piel.

Pero esto no sólo sucede con los niños. También muchos adultos no se protegen, pensando que con ello conseguirán intensificar su bronceado más rápidamente.

Irritaciones en la piel y picaduras

Las rozaduras provocadas por el calzado o por la sudoración son muy propias de esta época del año. Y junto a ellas, las erupciones provocadas por picaduras de insectos, si vamos al campo, o de medusas y animales acuáticos, si pasamos nuestras vacaciones en la playa.

Otros accidentes

Los golpes de calor son otro factor de riesgo para la salud durante el verano. Se suelen manifestar con náuseas, dolores de cabeza, mareos, etc. Para evitar estos golpes es necesario que nuestro organismo esté bien hidratado. Y también que no lo expongamos a grandes esfuerzos en las horas más calurosas.

Como siempre te decimos en Cruz Roja, la mejor cura es la prevención, pero si esto no fuera suficiente, te recomendamos formarte en primeros auxilios. Con sólo unas nociones básicas podrás hacer frente a estos y a otros accidentes.

Una idea en “Los 4 accidentes más habituales en verano”

Comentarios cerrados.